sábado, 26 de diciembre de 2015

ULTIMA MADRUGADA 2015


Gracias Señor porque nos permitiste compartir un nuevo año de Madrugadas junto a tu Santa Madre, aprendiendo de ella su Humildad y Santo Servicio, y sobretodo por esa necesaria compañía que nos hace comprender la fragilidad humana y su
permanente auxilio, sin ella no somos nada y sabemos que su presencia en nuestras vidas nos va enseñando a superar las dificultades tan propias de la vida siguiendo su maravillos ejemplo. Gracias Señor por los presentes y por los ausentes y esperamos si tú lo quieres comenzar con el mismo entusiasmo y nuevos bríos una nueva jornada en este largo camino de peregrinación Hacia el Padre, contando con tu amistad y apoyo en nuestras debilidades y tu auxilio en nuestras caidas. Gracias Señor.

sábado, 12 de diciembre de 2015